los curiosos relojes parmigiani fleurier-2

Vamos enseguida al grano con la segunda parte de estos fantásticos relojes Parmigiani Fleurier. El estético diseño del nuevo oscilador AK 215 es digno de la más pura tradición en relojería, tanto por la rueda de escape y volante, como por la redondeada forma de la palanca, o el cuidado con el que se han achaflanado sus ángulos. Por otro lado, el diseño técnico es extremadamente moderno, y limita al máximo la pérdida de energía, con el objetivo de obtener la máxima eficiencia. Desde un punto de vista técnico, se ha optimizado el ángulo de elevación del escape. Las palancas de entrada y salida de las áncoras se han diseñado distintas, con el propósito de que la energía, que se transmite en los puntos de entrada y salida, sea más uniforme. (Se ha montado un rubí en el áncora de entrada; un zafiro en el de salida.) Varias modificaciones contribuyen a optimizar su eficiencia, incluyendo la reevaluación de los dientes de la rueda de escape, y la mejora de la superficie de la rueda de escape, gracias a una aleación que reduce las perturbaciones del campo magnético (como en el brazo del áncora). Para el volante, la empresa escogió una volante anular con cuatro brazos, sin tornillos. El resultado, según los estudios, es un coeficiente superior de fricción en el aire. Sin embargo, la mayor dificultad fue la construcción de la propia espiral del volante. La naturaleza invariable y elasticidad de la espiral de volante se consiguió utilizando una aleación específica que había estado en estudio durante mucho tiempo. Por tanto, Parmigiani Fleurier es capaz de especificar su propio material de fundición (de una empresa alemana).

Una visita el centro “atokalpa” nos permite ver in situ el nivel y la extrema precisión de las operaciones que intervienen en la fabricación del oscilador. Impresiona ver la batería de máquinas -diseñadas y construidas para este objetivo específicamente- las habitaciones estériles, y el drástico control de calidad. El aguzamiento de las ruedas de escape (con su veintena de dientes) se lleva a cabo en una operación en una máquina CNC de cinco estaciones.

“En términos de precisión,” explica el director técnico, “estamos al límite de lo que es posible, en otras palabras, en dimensiones de menos de un micrón (-0.001 mm). Se han montado una habitación especial, dedicada a la metrología. Es ultra moderna, y nos permite verificar todas las dimensiones de una manera económica y beneficiosa. Es aquí donde se controla la calidad y precisión del fresado y redondeado de las áncoras, y donde se comprueban las dimensiones del volante.” El posicionamiento de las palancas de las áncoras es una operación que es tan minúscula como precisa, e incluso espectacular en su propia medida, cuando la miras a través de una lupa binocular. Pero el logro más espectacular es el de la espiral. Empezamos con un cable áspero, de 0,60 mm. de diámetro, que pasa por sucesivas fases de estirado para alcanzar gradualmente un diámetro de 0,07 mm. Entonces, es aplanado hasta conseguir un cable de 0,0315 mm. de alto por 0,1395 mm de ancho. Entonces se corta a lo largo en longitudes de 155,35 mm. De cuatro en cuatro, estas secciones se enrollan en un pequeño molde que luego se calienta en un horno, lo que ocasiona que los muelles mantengan su firma espiral. Luego se separan unos de otros y entonces las cuatro espirales, los cuatro “corazones” del reloj, están a punto para empezar a latir.

Bueno, esto es todo, esta segunda parte es algo mas densa, debido a los datos mas técnicos que os expongo, espero que no os haya aburrido mucho, hasta el siguiente post.



Tags: , ,

Leave a Reply

css.php